Lululemon_174340
Ésta fue la fotografía que encendió la furia de los cibernautas. (Tomada de CultureMap.com)

Fuente original: CultureMap.com

A week after disavowing Partners Card, Lululemon Athletica has written a $10,000 check to the Family Place, a Dallas charity that supports battered women and children.

Lululemon firma jugoso cheque para Family Place

Dicen que lo que pasa en Vegas, se queda en Vegas. Sin embargo, en la era actual este dicho viene quedando obsoleto, y lo que pasó en el aparador de una tienda Lululemon de un centro comercial de Dallas no se quedó ahí.

Los empleados de la tienda se quisieron hacer los graciosos utilizando un juego de palabras que aludía a una causa de beneficencia que trabaja con mujeres víctimas de la violencia doméstica llamada Family Place.

Dicha organización tiene una tarjeta de descuento llamada Family Place’s Partners Card, y a alguien muy creativo, pero con poca sensibilidad, se le ocurrió escribir en la ventana del aparador lo siguiente:

“We do partners yoga. Not partners card” (Hacemos yoga en pareja. No aceptamos la tarjeta partners)

Error número 1: Hacer cosas en la vida real que tengan repercusiones exponenciales en la red.

Obviamente, al quejarse la gente el anuncio fue inmediatamente borrado, pero con lo que no contaba la gerencia es que éste ya estaba dando vueltas en el ciberespacio en donde era motivo de fuertes críticas por parte de los cibernautas.

Para empeorar las cosas, un representante de Lululemon respondió los mensajes en Facebook diciendo que tenían un acuerdo para llevar clases de yoga a las mujeres maltratadas del refugio. Lo cual resultó ser una mentira.

Error número 2: Después de que te equivocaste, en lugar de disculparte y aceptar tu error, mentir. Y no sólo eso, dejar huella de tu mentira en el ciberespacio.

Para reparar los daños ocasionados, Lululemon ofreció únicamente “el regalo de la yoga” en señal de paz. La directora de la institución, Paige Flink, dejó muy en claro que lo que la institución necesita son recursos, no ejercicio.

Error número 3: Ofrecer una solución que ofende aún más a los involucrados y deja aún más en claro la poca sensibilidad institucional.

Finalmente, después de una semana de controversia, el problema quedó sellado con un generoso donativo por parte de Lululemon por la cantidad de $10,000 dólares y las declaraciones públicas de ambas partes.

“Valoramos la oportunidad de poder hacer llegar esta cuestión a gente que no está al tanto de nuestros servicios”, dijo Flink. “El equipo de Family Place también se beneficiará del programa educativo de bienestar de Lululemon para ayudarles a crear maneras de desestresarse de todo el dolor que escuchan. Me alegro superar ya esto”, anunción Flink en Facebook.

Por su parte, Lululemon también aprovechó para dejar en claro que habían aprendido la lección.

“Estamos comprometidos a trabajar con Family Place para concientizar sobre las señales de violencia familiar, educar a nuestro equipo, clientes y comunidad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s