El nuevo valor del contenido

El valor del contenido

En los 20 años que tengo produciendo contenido han habido cambios que modificaron todas las reglas del juego. Quienes siguen haciéndolo con la mentalidad de antaño están destinados a morir, y quienes pueden producirlo y no lo están haciendo, pierden una grandísima oportunidad.

Hoy quiero compartir con ustedes varios puntos en cuanto a contenido se refiere.

  1.  El valor del contenido ha cambiado: Antes el contenido valía porque con él se podían vender espacios publicitarios. En el caso del papel, a más anuncios vendidos más espacio para contenido. Ahora el contenido no necesariamente te genera anunciantes, te genera audiencias que valen, pero de distinta manera. Les puedes vender algo, pero no necesariamente presentado de forma de anuncio. Las grandes marcas lo saben, y por esto se están valiendo de “influencers”, que son líderes de opinión digitales en comunidades, grandes o chicas, para hacer llegar sus mensajes.
  2. Genera reacción inmediata: Antes un medio tenía que esperar a que su audiencia se comunicara, para bien o para mal, con él en forma de una carta escrita o una llamada. Hoy inmediatamente sabemos si ese contenido está funcionando o no. Al ponerlo en las redes sociales podemos tener la retroalimentación instantánea de cómo está siendo recibido. Esto nos permite tener un aprendizaje inmediato de qué es lo que nuestra audiencia está esperando.
  3. Cada vez hay más contenido chatarra: Sí, el internet se llena cada vez más de lo que yo llamo contenido chatarra, y no es por la calidad del contenido en sí, sino porque no le interesa a nadie leerlo, ni aporta nada nuevo. Un ejemplo son todas las notas de relleno que hacen distintos medios que ya existen (y por millones) en el ciberespacio. Anteriormente, en los medios impresos o en la televisión, la audiencia no tenía la facilidad de acceder a un archivo histórico cuando quisiera, por esto los medios refriteaban una y otra vez contenido que ya se había hecho, con una misma fórmula, y funcionaba. Hoy en día, eso ya no sirve, pues cualquiera puede ir al internet y hacer una búsqueda de lo ya publicado.
  4. Para que el contenido valga más, se tiene que minimizar su tiempo de producción: Si se quiere producir contenido como antes, con decenas de revisiones, con una persona que toma las fotos, con otra que toma el video, con otra que lo edita, con una que escribe y otra que lo sube a la red, puede que salga muy bien hecho, pero su costo va a ser altísimo y no necesariamente va a retribuir dicha inversión. En los tiempos digitales una sola persona debe ser capaz de hacer todo, de hacerlo bien y de tomar responsabilidad del contenido que publica. Sí, somos humanos creando contenido y se cometerán errores. Para esto hay que estar preparados para disculparse y corregir digitalmente.
  5. Es a prueba y error: No hay fórmulas mágicas para que nuestro contenido enganche. Lo que funciona un día, puede no funcionar al siguiente. El crear contenido valioso, bueno, significativo y de calidad depende del conocimiento que logremos de nuestra audiencia, de tomar las oportunidades a tiempo, y de establecer un diálogo más que un monólogo. Es algo que se logra día a día.
  6. Si el contenido es valioso para ti, entonces vale. En el caso de empresas, productos, servicios o personas, hay contenido que aunque sea leído por muy pocos en el momento de su publicación sigue siendo muy valioso. ¿Por qué? Porque está ayudando a crearte una huella y personalidad digital, y porque el día que alguien te busque encontrará lo que TU quieres que encuentre. Es contenido en el que quizás no vayas a ver una retribución inmediata, pero es una especie de ahorro que estás poniendo en tu cuenta digital para cuando se llegue el momento de usarlo.
  7. Generar contenido es abrir puertas para que lleguen a ti. Así como Hansel y Gretel iban dejando pedacitos de pan para encontrar el camino de regreso a casa, así cada post de tu blog, cada tuit que generes, cada foto o video posteado en Instagram, cada pin en Pinterest o cada actualización de mensaje que vayas dejando en Facebook son fragmentos de información valiosa que, bien etiquetados, son llaves que darán en algún momento a las personas indicadas el acceso a quien eres tú, a tu producto o al servicio que puedes ofrecer.

Generadores y consumidores de contenido digital: ¿Tienen alguna otra aportación?, por favor háganmela llegar, que es un tema que me intriga muchísimo y al cual le dedico casi a diario una parte de mis pensamientos. ¡Gracias por leerme dentro de este mar de opciones que es el ciberespacio! Eso se agradece y cada vez más.
Sigue mi blog en Bloglovin
 

3 errores que negocios deben evitar al usar redes y soluciones

Que no cunda el pánico. Los errores en las redes también pueden corregirse...
Que no cunda el pánico. Los errores en las redes también pueden corregirse…

Todo está perfecto: la promoción que estás organizando es llamativa, el premio es jugoso y ya tienes las reglas. El objetivo es claro, pues quieres que más gente te tome en cuenta en las redes sociales.

Pero cuando acaba el concurso te das cuenta que en realidad tu número de seguidores no se incrementó en Facebook como esperabas y que hay varios participantes que están molestos. ¿Qué habrá salido mal, si se supone que las redes son amigables?

Para bien o para mal, cada día Facebook, Twitter, Instagram y de más se vuelven más importantes, así que si no tienes presencia, muy probablemente quedarás en el olvido como empresa. Para lograr un éxito a la hora de usar recursos para tener followers debes evitar caer en errores que son más comunes de lo que piensas. Cio enumera en este artículo algunos errores frecuentes que cometen las empresas, pero aquí te van tres muy importantes a la hora de hacer promociones y lidiar con quejas.

200

Error 1.

No monitorear medios sociales para sugerencias, quejas o preguntas relacionadas con el negocio o los productos.

“Los clientes hablan de ti en línea, te guste o no. Los clientes asumen y esperan que los estés monitoreando. Si nadie les está poniendo atención, ellos concluyen que no te importan”, explica Adi Bittan, cofundador y CEO de OwnerListens.com, que ayuda a los negocios a evitar repercusiones negativas ocasionadas por las redes.

giphy

Error 2.

Borrar o ignorar comentarios negativos.

“Hoy en día, cualquier empresa que usa las redes sociales con fines mercadológicos no se puede dar el lujo de borrar o ignorar comentarios negativos”, dice Gloria Rand, consultora de medios sociales. “Sólo empeora las cosas. Lo mejor es pedir disculpas (incluso si no has hecho nada mal) y ofrecer contactar a la persona por email con el fin de resolver el problema o malentendido. Con el simple hecho de notar que hay un problema se puede prevenir una potencial pesadilla de relaciones públicas y con frecuencia el cliente se siente feliz por ser contactado, tanto que la empresa subirá sus bonos en cuanto a relaciones públicas”.

Aaron Hollobaugh, vice presidente de ventas y marketing de Hostway Corporation, proveedor de espacios de red y nubes, menciona que es importante mantener el nivel profesional y la calma, incluso cuando sea una respuesta a un ataque personal o infundado.

“Lo peor que puedes hacer es responder en la misma manera a un ataque, pues esto sólo atraerá más atención al cliente problema, escalará la situación y podría terminar dañando tu marca y pasarse a otros clientes”.

giphy-1

Error 3. 

No responder rápidamente, especialmente las quejas.

Cuando creas presencia de marca en las redes sociales, especialmente en Facebook y Twitter, tus clientes irán a ti para servicio al cliente, lo ofrezcas o no, dice Stacey Miller, manager de medios sociales en Vocus, proveedor de marketing de nube. “Tardarse en responder o no contestar puede convertir una situación en tragedia. Para evitar la pesadilla en estos casos has visibles los horarios en los que tienes presencia dentro del canal para responder preguntas y así facilitar las cosas”.

Checa más errores que comenten las empresas con redes sociales y cómo evitarlos aquí.

 

Periodismo de marca contra marketing de contenido

brand journalism

¿Marketing de contenido? ¿Periodismo de marca? ¿Existen tales términos? ¿Quién lo hace mejor: mercadólogos, publirrelacionistas, publicistas o periodistas?

La guerra está declarada: Los mercadólogos aseguran ser los indicados para crear el contenido de las empresas a las que les manejan las redes sociales, pero por otro lado, una ola creciente de periodistas piensa que el verdadero futuro se encuentra en esta nueva forma de escribir. Obviamente, los publicistas defienden su punto de vista, mientras que las firmas de relaciones públicas dedican grandes esfuerzos a escribir contenido que atraiga a los cibernautas.

John Miller escribió para el sitio Business2Community sobre este tema que interesa a todos aquellos que buscan cobrar notoriedad en el cada vez más importante mundo de las redes sociales, que hace 10 años ni siquiera existía.

“El problema con el enfoque del marketing de contenido es que muchos lo están tratando como si fuera la siguiente etapa de la publicidad, pero funciona mejor si se piensa en la nueva ola de periodismo”, escribió Miller. “Si quieres llamar marketing de contenido a eso que hacen las firmas, está bien, pero el periodismo de marca es un nivel más arriba. El contenido periodístico es mejor, más profundo y más confiable que la publicidad. En 2014, la confianza debe estar primero que las ventas. La meta de cualquier estrategia de mercadotecnia debería ser construir credibilidad por medio de contenido útil y creíble. Hacer esto requiere un sentido editorial”.

Y como los mercadólogos en su mayoría tienen cero criterio e instinto editorial, aquí es donde entran los periodistas, pues los buenos editores tienen excelentes instintos al momento de pensar en estrategias de contenido, pues saben qué es lo que quiere ver la audiencia.

Ciertamente, hoy en día es posible saber qué funciona con los cibernautas gracias a los algoritmos, sin embargo, el gran contenido periodístico es una mezcla de arte y ciencia, pues desde que se está procesando la información el editor sabe qué pegará gracias a su olfato periodístico.

Aunque hay un mar de información, la gente puede darse cuenta cuando le están tratando de vender algo descaradamente. Engancharse con el producto va más allá. Se trata de llegar a la gente de una manera en que quiera consumir y compartir lo que le llega.

¿La revancha de los bloggers?

Margarita Wells de Thank You Miami, muy ocupada haciendo su trabajo.
Margarita Wells de Thank You Miami, muy ocupada haciendo su trabajo.

 –> Este post en un inicio se tituló “La venganza de los bloggers”, pero creo que es más correcto la “revancha”, haciendo referencia a aquella película ochentera de “La Revancha de los Nerds”, así es que decidí cambiarlo.

Más de una vez he oído de parte de periodistas comentarios negativos hacia los blogueros.

“Cualquiera con un blog se siente periodista”, “¡Les dan primera fila para publicar en Facebook!”, “Sólo escriben sobre ellos”… Y bueno, podría seguir con la lista de opiniones por parte de la prensa. Sin embargo, —dato curioso—, jamás he oído a ningún bloguero o personalidad influyente en los medios sociales hablar mal de los periodistas. Más bien, al parecer para ellos simplemente no existen, es más, en sus eventos muy seguramente ya ni siquiera coinciden.

Hago esta reflexión porque esta semana tuve la fortuna de ser invitada por el área de Relaciones Públicas de Telemundo a cubrir un evento de Bloggers VIP para Premios Tu Mundo. Curiosamente no me invitaron por mi blog Mami Glammy, que es el que más seguidores tiene, sino por éste, Social Couturier, con el que he desarrollado una buena relación con ellos siguiendo sus pasos en su uso de las nuevas tecnologías para producir contenidos digitales.

Aunque no me cansó de hablar bien del área de relaciones públicas de Telemundo, ya que siendo una bloguera aún relativamente nueva en este tema siempre me tienen informada y me dan el mismo trato que le darían a un medio grande, así como del atinado esfuerzo que la cadena está haciendo en cuestión de medios digitales, redes sociales y transición a la era transmedia, en esta ocasión me enfocaré en lo aprendido participando en este evento, por primera vez en mi carrera con el título de blogger.

  1. Ya no se necesitan reporteros que cubran un evento. Sí, con todo el dolor de mi corazón periodista, si los de relaciones públicas hacen bien su trabajo, los reporteros han perdido su razón de ser en este tipo de eventos, y para muestra la siguiente anécdota: Al saber que iba a ir a cubrir este evento le ofrecí a uno de los clientes de Social Couturier, que es un medio grande, que les haría una fotogalería con “fotos exclusivas” del evento. Cuál fue mi sorpresa que para la hora que yo llegué a mi casa, bajé las fotos de mi cámara profesional, seleccioné las mejores, ajusté las medidas y las coloqué en una galería, ya otro de los editores que trabaja tiempo completo había tomado todo el material de las redes sociales y lo había subido. En realidad ninguna de mis fotos era tan exclusiva que digamos.
  2. Bloggers, artistas y la gente de relaciones públicas son los que crean el contenido. En el caso de Premios Tu Mundo, que tiene una excelente maquinaria de relaciones públicas detrás, todo estaba perfectamente orquestado para que los involucrados pasáramos un buen rato, para que nos quedara clarísimo que el hashtag a usar era #PremiosTuMundo y para que en un ambiente relajado y de fiesta charláramos y nos tomáramos fotos con los protagonistas del evento. El resultado: fotos divertidas, bien cuidadas y alegres porque nadie quiere salir mal en su propia foto, y sí, una cobertura impecable de hasta el último detalle.
  3. La relación artista-bloguero es mucho más humana. Otro detalle que me llamó la atención es que los artistas estando con blogueros y no con la prensa se sienten mucho más cómodos que en un ambiente de “entrevista”, en el que las preguntas suelen ser muchas veces más agresivas e indagatorias. Y es que como la base del éxito de los blogueros son las redes sociales, éstos suelen ser mucho más simpáticos, encantadores y relajados. Después de todo por algo tienen la audiencia que tienen y han sabido conectar con un público en el ciberespacio.
  4. Agradecimiento vs. “Te estamos haciendo el favor”: Habiendo trabajado en grandes medios como periodista la actitud solía ser de “te estamos haciendo el favor de cubrirte, y si a mí me interesa tu evento y no me invitas, como quiera me las voy a arreglar para estar ahí”, en cambio los blogueros que normalmente no reciben dinero en efectivo de ningún lado por estar ahí, que no tienen detrás de ellos los recursos que tienen —o que tenían— los grandes medios, simplemente se sienten agradecidos por haber sido invitados, reciben la cortesía sin ningún sentimiento de culpa, pues no piensan hablar mal del anfitrión, y demuestran su cariño con tuits y posts en sus blogs y redes sociales.
  5. No, los blogueros no pretenden ser periodistas: En mi experiencia, conociendo a las blogueras hispanas (sí, todas suelen ser mujeres) que cubren temas de moda, belleza, estilo de vida y espectáculos, he visto cómo los motivos para tener un blog que se ha vuelto exitoso son distintos. Muchas son empresarias del diseño que aparte de sus blogs desarrollan sus propias líneas de productos, otras son talento de televisión que ya tenían una imagen y una base de seguidores y que usan su blog para seguirse creando una audiencia, otras se han establecido como personalidades influyentes en los medios sociales con cientos de miles de seguidores. Las habilidades que tienen las que hacen ellas mismas su blog (hay quienes contratan a gente para que se los haga) van desde ser bastante entendidas para utilizar hábilmente una plataforma CMS, crear el diseño y la imagen de su blog, tomar buenas fotografías, saber cómo vender su imagen, escribir bien, saber establecer buenas relaciones con la gente de Relaciones Públicas de distintas marcas para que las inviten a eventos, así como con la gente de mercadotecnia para lograr colaboraciones o anuncios que les generen ganancias en efectivo, y lo más importante: saben conectarse con la gente y crear una audiencia, cosa que los periodistas jamás aprendimos.
  6. Son tratados como celebridades: Los periodistas, sobre todo los de medios impresos, tienen prohibidísimo pararse bajo el reflector y brillar. Los bloggers, ¡al contrario! Entre más brillen, más sean reconocidos, más se hagan de un nombre y fortalezcan su propio branding, más beneficios obtienen. Esto no es ningún secreto. Y no, no tienen ningún editor detrás que les diga qué pueden y qué no pueden hacer. En este caso, Telemundo organizó todo un lounge en donde se sirvieron bebidas, se pusieron maquillistas a disposición de las bloggers para que las arreglaran, peinaran y las dejaran hermosas para todas las fotos que iban a publicar en sus redes sociales, cosa que jamás hubiera sucedido con un periodista para medios impresos. O al menos no, de esa manera tan abierta, pues tampoco es ningún secreto que muchos periodistas aceptaban discretamente ese tipo de tratos a cambio de “buena prensa”.
  7. Muchos tienen mucho más alcance que muchos medios formales: La ecuatoriana Doménica Mena tiene casi medio millón de seguidores en su cuenta de Twitter, o la venezolana Daniela Ramírez, de Nany’s Klozet, quien tiene cientos de miles de seguidores en todas sus redes sociales y con sólo un post logra en minutos miles de likes, son sólo un ejemplo. Le pregunté a Daniela cómo había logrado hacerse de tantos seguidores y me dijo, sencilla y accesible como es ella: “No sé, ha sido muy orgánico. No podría decirte qué es lo que he hecho”. Lo cierto es que Daniela no sólo es una bella persona y lo refleja en su blog, el cual produce todo ella, sino que ha estado trabajando arduamente en él desde hace 4 años. Su esfuerzo se ha visto recompensado, pues si antes le cerraban puertas, hoy la vuelan con todos los gastos pagados a la New York Fashion Week. Un privilegio que muchos periodistas de moda desearían tener y, más aún, sin tener que pedirle permiso a ningún editor.

Si quieres leer mi post con mi experiencia como bloguera VIP, oprime aquí.

La importancia de las críticas

chef
El niño se encarga de poner en las redes el trabajo de su papá.

Tu negocio va empezando, ya abriste tus redes sociales, pero tus únicos seguidores son tus amigos y familiares… ¿y ahora qué sigue?

¿Viste la película Chef (2014)? En ella Jon Favreau interpreta a Carl Casper, un chef reconocido que por cosas del destino (y de Twitter) se queda fuera del restaurante donde laboraba, así que se anima a empezar su negocio en un food truck. Lo importante es que su hijo, que es un niño experto en redes sociales, empieza a dar a conocer todo el trabajo de su papá, logrando crear expectativas en la gente y el interés de un crítico de comida (el mismo que al inicio lo lleva a la ruina).

Esta trama es de lo más actual, ya que hoy en día puedes apoyarte en los expertos en comida o blogueros culinarios para que vayan a tu sitio, valoren lo que preparas, escriban al respecto su propia impresión y así puedes incrementar tu lista de seguidores en los medios que existen en internet.

Obviamente, lo mejor es que no sólo aplica a lugares de comida, ya que puedes invitar a expertos a que critiquen tu empresa, trabajo artesanal, boutique o muchos otros giros de negocios en los que te desempeñes.

Si vas a invitar críticos o blogueros recuerda que la imagen es muy importante, pero también debes ofrecer un producto de calidad y así las redes funcionen a tu favor, no en contra.

Piensa que puedes hacer vídeos tutoriales, vivenciales, documentales o tomar fotos de lo que estás haciendo o vendiendo, para así tu presencia esté siempre vigente. Si no sabes cómo hacerlo, recurre a los expertos en contenido social que te ayudarán a redondear la imagen que deseas proyectar.

El arte de sumar followers en Twitter

follow me
Ciertamente, las redes sociales miden la popularidad, ya sea de una persona o de un grupo o de una empresa, y en el caso de Twitter el número de “followers” o seguidores puede ser de vital importancia cuando se trata de medir popularidad y prestigio, hecho que motivó un estudio por parte de la Universidad de Michigan y el Instituto de Tecnología de Georgia.

La investigación arrojó resultados que ayudan a entender la importancia del contenido, comportamiento social y estructura de la red para tener más poder mediático. Aquí se despliega parte de sus conclusiones.

  1. Existen 2 tipos de usuarios en Twitter: Informadores (quienes comparten contenido que informa) y “Meformers” (quienes comparten información de sí mismos). Los segundos tienen 3 veces menos seguidores que los primeros.
  2. Importa lo que dices y cómo lo dices. El contenido del mensaje impacta significativamente el crecimiento de la audiencia, por lo que expresar sentimientos negativos puede afectar de manera adversa el crecimiento de seguidores.
  3. El contenido noticioso atrae 30 veces más seguidores que el contenido “meformer”.
  4. El contenido retwiteado es una motivación para el autor original, pero representa información para la comunidad. El “retweet” es una prueba social de que vale la pena seguir a un usuario en particular.
  5. Los usuarios especializados atraen más seguidores porque en cuestiones de Twitter se busca contenido similar al personal.
  6. Los usuarios buscan contenido bien escrito sobre el mal hecho cuando deciden si seguir a alguien o no.
  7. Un usuario con un perfil bien elaborado, que lo describe bien en pocas palabras, le da validez y puede ayudar a tener más seguidores porque es una prueba de identidad y de que es confiable en términos sociales.
  8. El número de seguidores es el símbolo más importante de estatus en la red social del pajarito. Un incremento rápido en el número de followers es un indicativo de una estrella en ascenso o un líder en potencia. El incremento rápido de seguidores impida que la gente gusta de lo que postea un usuario y busca más de lo mismo.
  9. Desarrolladores de tecnología de medios sociales pueden ayudar a usuarios a retener seguidores existentes al promover activamente contenido que refuerce los lazos fuertes y evitar aquél que genere lazos débiles.
  10. Para atraer la atención de nuevos miembros, los desarrolladores pueden considerar implementar componentes que faciliten compartir información a través de refuerzo positivo, motiven discusiones de grupo y comunicaciones directas y den feedback sobre patrones de comportamiento.

La importancia de contar bien tu historia

storytelling

Dime qué historia cuentas y te diré quién eres.

Todos, absolutamente todos, tenemos una historia qué contar, y la contamos, queramos o no, de distintas maneras. Desde el modo en cómo nos vestimos, cómo llevamos el cabello, nuestro tono de voz, la música que oímos, los amigos que tenemos, nuestra caligrafía al escribir notas a mano, hasta la información que decidimos compartir en las redes sociales.

Y precisamente es gracias al avance de la tecnología que hoy en día, el contar tu historia, la del servicio que ofreces o la de tu empresa, digitalmente es más fácil, pero a la vez más arriesgado que nunca.

Por eso, unos cuantos tips que pueden ser de utilidad para utilizar el storytelling a tu favor:

  1. Inicia por contarte a ti mismo tu historia: La historia la hace quien la escribe, y la misma sucesión de acontecimientos puede ser contada desde muchas y diversas perspectivas. ¿Qué historia te estás contando a ti mismo sobre tu vida, tu profesión o tu negocio? ¿Es de éxito o de fracaso? ¿Es una historia divertida, emocionante o entretenida o hasta a ti te parece aburrida? ¿Es una historia que te hace diferente al resto o simplemente te coloca en “el montón”? Esa historia que te cuentas a ti mismo es la que seguramente cuentas a los demás. Si no eres capaz de contarte a ti mismo una historia que te haga excepcional y valioso ante tus propios ojos, muy seguramente no lo podrás hacer con el resto del mundo. Consciente o inconscientemente.
  2. Más vale que decidas contarla tú y no le dejes ese trabajo a nadie más: Si no hablas bien de ti mismo, ¿quién más lo va a hacer? Muchas veces tenemos el miedo de pecar de soberbios o petulantes, pero dentro de nosotros esperamos que llegue alguien y mágicamente se dé cuenta de nuestros esfuerzos y los reconozca públicamente. Así es que tienes dos opciones: quedarte callado y esperar que alguien, en el mejor de los casos, hable bien de ti (lo cual rara vez sucede) o abrir la puerta a la crítica, pero también al aprendizaje. El participar de un diálogo, de manera positiva, en el ciberespacio, destacando tus puntos fuertes y aceptando con humildad y sinceridad los débiles, no sólo estás abriendo oportunidades que te pueden representar beneficios de todo tipo, desde económicos hasta personales, sino que aparte de conectar con más gente y participar de un diálogo es un proceso de crecimiento personal.
  3. Ten claro qué es lo que te hace único, diferente y valioso: En un mundo tan competitivo, muchas veces resulta difícil sobresalir, por lo que es indispensable que tú mismo tengas claro qué es lo que te distingue del resto y lo utilices como tu personal branding. Es lo que tú tienes para aportar a que este mundo sea mejor. Si quieres aprender más sobre este tema te recomiendo que le eches un vistazo a este documento producido por PricewaterhouseCoopers que te servirá como guía para desarrollar tu marca personal.
  4. Mantente positivo: Sobre todo en las redes sociales y en la huella que vas dejando digitalmente es muy importante que mantengas un diálogo positivo. Sí, todos tenemos un mal día, todos nos enojamos, todos amanecemos a veces tristes o frustrados, pero el lanzar este tipo de mensajes al ciberespacio públicamente, aunque muchas veces encontremos la compasión de nuestros amigos, nos pueden hacer pasar por negativos, problemáticos, víctimas o depresivos, entre muchos otros, lo cual no es precisamente lo mejor para la imagen y reputación pública que deseamos construir. Si quieres exponer una inquietud piénsalo varias veces y escríbela de la manera más positiva que puedas e intentando evitar juicios que involucren a terceros.
  5. Piensa antes de postear: ¿Estás seguro de que quieres que el mundo entero vea esa foto o comentario que estás a punto de subir? ¿Es una foto o comentario que en un futuro podría afectar tu imagen? ¿Es una fotografía o comentario que pudiera resultar ofensivo para algún grupo en particular? ¿Es algo que te gustaría que tu jefe o tu madre vieran? Si el contenido que estás a punto de subir pasa todos estos filtros, adelante. Si no, mejor abstente de colocarlo. Recuerda que una vez que subas algo a la web difícilmente vuelves a tener control sobre él y puede ser usado de maneras que pueden no gustarte.
  6. Aprovecha las distintas plataformas sin ser repetitivo: ¿Publicas exactamente lo mismo en Facebook, Twitter, Instagram, Vine, Tumblr y Pinterest? Muchas veces caemos en la comodidad de poder replicar nuestro contenido en nuestras redes sociales, lo cual no es completamente malo y puede resultar práctico cuando no se cuenta con mucho tiempo, pero siempre es una buena idea guardarte algo exclusivo para una u otra plataforma.

 

 

 

 

 

Google busca predecir el futuro

futurists-predict-250x150

Google I/O, el evento en el que la empresa de tecnología presenta sus novedades más importantes, presentó varias novedades en San Francisco, entre las que destacó la tecnología de la nube para hacer búsquedas más rápidas, incluso para predecir el futuro.

Aunque parece increíble en este momento, Google está usando la tecnología para hacer todo más rápido e inteligente, al grado de adivinar quién ganará el Mundial de Brasil 2014. ¿Cómo es esto? Usando una cantidad impresionante de información, Google puede calcular estadísticamente las probabilidades de ganar los juegos. En este caso, la predicción es que Argentina y Brasil estarán en la final, ¿será?

Los cálculos se vuelven más simples entre más información hay al alcance, pero para cada tema hay múltiples variables, por lo tanto hay diferentes resultados. Esta plataforma puede ser usada en diferentes escalas para ayudar a las computadoras a realizar decisiones más inteligentes.

Tampoco se trata de los números ganadores de la lotería, pero la tecnología se está usando para los productos de Google. Android Wear usa la información de un usuario en particular para tener el mejor contexto en la muñeca. Google Now en Android sabe lo que cada quien quiere y hasta da actualizaciones personalizadas. Para encontrar la ruta más rápida, sin tráfico para ir al trabajo se utiliza la información de Waze.

Checa las 5 novedades más importantes de Google, según Digital Trends.

El valor de la reputación digital en la era de la economía del compartir

Hace ya varios años que cambié mi mentalidad proveniente del periodismo de la vieja guardia de no ser yo el foco de atención a volverme la protagonista de mi propia historia digital sabía que tenía que hacer ese cambio, pero no me quedaba muy claro por qué.

Hoy, después de invertir poco más de una hora en ver a conciencia esta entrevista en video desde el Atlantic Aspen Ideas Festival con Brian Chesky, fundador de la exitosa empresa de alojamiento alrededor del mundo Airbnb, muchas cosas me quedaron aún más claras.

Si les interesa saber más a fondo hacia dónde se dirige la economía del compartir o sharing economy, como se le conoce a este fenómeno en inglés, el ver este video en su totalidad es obligatorio, pero para los que nos interesa más que nada el contenido digital, aquí les dejo un breve resumen de lo aprendido:

 

1. El ciudadano privado se convierte en su propia empresa

“Vivíamos en un mundo en el que había personas, ciudadanos privados, y en un mundo en el que había empresas. Ahora vivimos en un mundo en el que la gente se puede volver una empresa en 60 segundos”, dijo Chesky en su ponencia.

Y sí, a partir del 2008, al menos en Estados Unidos, cuando la crisis azotó dejando cientos de miles de personas desempleadas, muchos tuvieron que hacer uso de sus mejores habilidades para subsistir. La tecnología y el poder de comunicarte instantáneamente con el resto del mundo hicieron que muchos pudieran crear sus propios negocios digitalmente. Chesky es sólo un ejemplo, que de estar desempleado hizo él mismo uso de esta maravillosa oportunidad para crear un negocio millonario, que no sólo beneficia a los fundadores de la compañía sino a los cientos de miles que participan en él, alquilando a un precio mucho más módico el espacio que otros no usan.

 

2. Partiendo del contenido empezamos a crear industrias de todo tipo

“Vimos este cambio hace 20 años con el contenido. Antes alguien tenía que ser el dueño de una revista, un periódico o su propia cadena de televisión para tener una voz. Ahora cualquiera puede decir lo que quiera en el internet. ¿Qué pasa cuando no sólo creamos contenido, sino industrias?”, preguntó Chesky.

Una frase que quizás ya les resulte familiar a muchos. Pero si vamos más allá podremos deducir que el contenido ya no vale por sí solo lo que solía valer antes, sino que al estar ligado a una industria, a un negocio, a algo que se quiere vender adquiere un valor diferente.

 

3. Esta nueva economía se basa en un sistema de reputación digital

“La idea de privacidad y pertenencia va a cambiar completamente. Si piensas cómo comprabas antes cosas, eras anónimo como comprador y sólo la tienda tenía una reputación, muy pocas personas en este mundo tenían una reputación. Éstas eran compañías grandes. De repente la gente tiene una reputación. Tú como comprador tienes una reputación. Ya no soy anónimo como comprador, así es que tú como vendedor me puedes proporcionar una experiencia personal”, aseguró.

La economía del compartir se basa en la confianza, y ésta se construye creándonos de una reputación digital que coincida con quienes somos en el mundo real. Para esto las redes sociales han sido instrumento clave, ya que las personas que son activas en éstas y que comparten de una manera inteligente y positiva generan confianza en línea, lo cual es sumamente útil al querer participar vendiendo o comprando un servicio en este tipo de economía.

 

4. La privacidad adquiere un significado distinto

Entre más publiques tu reputación, más acceso tendrás. Puedes decidir vivir fuera del radar, no tener una reputación y eso está bien para ir por la vida. Pero menos gente te conocerá y tendrás acceso a menos cosas”, dice el emprendedor.

Para muchos de mi generación, el publicar mucho en las redes sociales o en internet significa no tener privacidad. Sin embargo, como bien dice Chesky, para las nuevas generaciones la privacidad tendrá un significado distinto, ya que el presentar una imagen digital favorable estará ligada a mayores posibilidades de ingresos. Y cómo dice él, ¿entras al sistema o te quedas fuera de él?

 

 

 

 

http://blogs.reuters.com/oddly-enough/2011/10/20/do-we-get-a-snack-on-this-flight-or-what/

10 lecciones de Hillary Clinton en las redes sociales

Imagen del momento en el que Meryl Streep y Hillary Clinton se retratan con el teléfono de la actriz en el 2012. La imagen luego fue vendida para apoyar distintas organizaciones de beneficencia.
Imagen del momento en el que Meryl Streep y Hillary Clinton se retratan con el teléfono de la actriz en el 2012. La imagen luego fue vendida para apoyar distintas organizaciones de beneficencia.

Si Hillary Clinton decidirá lanzarse como candidata presidencial para el 2016 aún no lo sabemos, lo que sí creemos es que en estos 8 años la ex Secretaria de Estado ha aprendido unas cuantas cosas con respecto a sus redes sociales, que podrían servirnos de lección a todos.

    1. No se puede llegar a la Casa Blanca sin una buena estrategia de redes sociales. Esto le quedó muy claro a la candidata el día que el joven Barack Obama se impuso en el 2008 como candidato demócrata venciendo a quien muchos pensaban podría ser la primera Presidenta de Estados Unidos. Una de las cosas que sin duda llevaron a Obama a la Casa Blanca fue su comunicación con los jóvenes a través de las entonces nacientes redes sociales. Muy frecuentemente vimos en fotografías a Obama escribiendo desde su Blackberry. La campaña de Obama no sólo usó Facebook y YouTube, sino MySpace, Twitter, Flickr, Digg y LinkedIn, entre otros. (Lee: Barack Obama and the Facebook election)
    2. Nunca es tarde para empezar. Y aunque el 2008 nos dejó una gran lección del poder de las redes, no fue sino hasta el 2013, ya que había dejado su cargo de Secretaria de Estado, que Hillary Clinton abrió una cuenta de Twitter en la cual como foto de perfil luce la icónica imagen de ella sosteniendo su teléfono que le tomó Diana Walker para Time  el 18 de octubre del 2011, cuando viajaba con su staff en un avión militar C-17 desde Malta a Tripoli, Libia. Aunque Hillary sólo sigue a 9 personas (entre ellos a Bill y a Chelsea) y ha publicado menos de 80 tuits tiene a más de un millón y medio de seguidores.
    3. Vale más un buen meme que un millón de palabras. Y sí, la fotografía de Hillary sosteniendo su teléfono escondida en unas enormes gafas oscuras que captó también Kevin Lamarque para Reuters fue objeto de cientos de memes que dieron la vuelta al mundo y que nos hicieron ver a la entonces Secretaria de Estado de otra manera. Esto gracias a que en abril del 2012 los periodistas Stacy Lambe y Adam Smith hicieron de una broma que inició en un bar un blog en el que ponían la foto de Hillary en situaciones graciosas con mensajes de texto ficticios con distintas personalidades de la política y la farándula.
    4. “Keep calm” y toma las cosas con humor. En lugar de molestarse por las bromas, Hillary decidió invitar a los dos autores de Texts from Hillary y hasta se tomó una foto de los tres texteando. Después de eso decidió abrir su cuenta Twitter con un primer tuit que decía: “Thanks for the inspiration @ASmith83 & @Sllambe – I’ll take it from here… #tweetsfromhillary” — Hillary Clinton (@HillaryClinton) junio 10, 2013
    5. Las redes sociales humanizan. Desde que Hillary Clinton tiene su cuenta de Twitter la hemos visto postear desde selfies con Chelsea, fotos de Bill de niño, fotos de ella posando con las Pussy Riot o Maya Angelou, mensajes de condolencias, agradecimientos y felicitaciones que en poco más de 70 mensajes nos hacen ver a una Hillary más humana y conectada con el mundo exterior.
    6. Controla tú tu imagen digital en lugar de que otros lo hagan. En una nota sobre Hillary y su imagen digital  publicada por CNN, Shama Hyder, la presidenta del Marketing Zen Group dice: “Hoy en día, participar en los medios digitales no es una opción. Tu huella digital se crea independientemente de tu participación, y cualquier político inteligente sabe que es mejor ayudar a crear esa imagen versus dejar a otros que la definan por ti”, lo cual evidentemente decidió hacer Clinton.
    7. Todo lo que digas o hagas puede convertirse en #trendingtopic. Basta remontarnos a la imagen de Hillary Clinton tomando cerveza de la botella y bailando en Cartagena que aunque no necesariamente tuvo un hashtag que la distinguiera sí dio mucho de qué hablar en las redes sociales. O el más reciente #HillaryIsSoPoor burlándose de las declaraciones que dio al promocionar su libro “Hard Choices” sobre los problemas financieros de la familia al dejar la Casa Blanca.
    8. La mejor manera de conectar con los jóvenes son las redes sociales. De eso no cabe duda, muchos de los seguidores en Twitter de Hillary seguramente no la recuerdan en sus años de Primera Dama, pero sí tienen clarísima la icónica foto sobre el avión texteando.
    9. Dime con quién “selfieas” y te diré quién eres. Aunque muchos lo critiquen, en estos momentos una de las cosas visualmente más poderosas son los tan amados/odiados selfies, y más cuando son entre dos (o más) personas importantes. Meryl Streep lo tenía muy claro cuando se fotografío espontáneamente con Hillary en el 2012, y hasta hizo de esa fotografía una manera de apoyar una buena causa poniéndola a la venta.
    10. Sé siempre tú. Y aunque no sabemos cuál será la estrategia que siga Hillary Clinton si es que decide volver a aspirar por la Presidencia de Estados Unidos, una cosa es clara, ella deberá hacerse cargo de mostrarse lo más real y humana posible para conectar con su audiencia si es que quiere llegar a la Casa Blanca, algo que dificilmente se puede dejar en manos de un staff.

Y aquí una fotogalería con unos cuantos de los memes de Hillary y fotografías memorables publicados en las redes sociales para recordarlos y mantener el buen humor (fotos tomadas de redes sociales).