¿La revancha de los bloggers?

Margarita Wells de Thank You Miami, muy ocupada haciendo su trabajo.
Margarita Wells de Thank You Miami, muy ocupada haciendo su trabajo.

 –> Este post en un inicio se tituló “La venganza de los bloggers”, pero creo que es más correcto la “revancha”, haciendo referencia a aquella película ochentera de “La Revancha de los Nerds”, así es que decidí cambiarlo.

Más de una vez he oído de parte de periodistas comentarios negativos hacia los blogueros.

“Cualquiera con un blog se siente periodista”, “¡Les dan primera fila para publicar en Facebook!”, “Sólo escriben sobre ellos”… Y bueno, podría seguir con la lista de opiniones por parte de la prensa. Sin embargo, —dato curioso—, jamás he oído a ningún bloguero o personalidad influyente en los medios sociales hablar mal de los periodistas. Más bien, al parecer para ellos simplemente no existen, es más, en sus eventos muy seguramente ya ni siquiera coinciden.

Hago esta reflexión porque esta semana tuve la fortuna de ser invitada por el área de Relaciones Públicas de Telemundo a cubrir un evento de Bloggers VIP para Premios Tu Mundo. Curiosamente no me invitaron por mi blog Mami Glammy, que es el que más seguidores tiene, sino por éste, Social Couturier, con el que he desarrollado una buena relación con ellos siguiendo sus pasos en su uso de las nuevas tecnologías para producir contenidos digitales.

Aunque no me cansó de hablar bien del área de relaciones públicas de Telemundo, ya que siendo una bloguera aún relativamente nueva en este tema siempre me tienen informada y me dan el mismo trato que le darían a un medio grande, así como del atinado esfuerzo que la cadena está haciendo en cuestión de medios digitales, redes sociales y transición a la era transmedia, en esta ocasión me enfocaré en lo aprendido participando en este evento, por primera vez en mi carrera con el título de blogger.

  1. Ya no se necesitan reporteros que cubran un evento. Sí, con todo el dolor de mi corazón periodista, si los de relaciones públicas hacen bien su trabajo, los reporteros han perdido su razón de ser en este tipo de eventos, y para muestra la siguiente anécdota: Al saber que iba a ir a cubrir este evento le ofrecí a uno de los clientes de Social Couturier, que es un medio grande, que les haría una fotogalería con “fotos exclusivas” del evento. Cuál fue mi sorpresa que para la hora que yo llegué a mi casa, bajé las fotos de mi cámara profesional, seleccioné las mejores, ajusté las medidas y las coloqué en una galería, ya otro de los editores que trabaja tiempo completo había tomado todo el material de las redes sociales y lo había subido. En realidad ninguna de mis fotos era tan exclusiva que digamos.
  2. Bloggers, artistas y la gente de relaciones públicas son los que crean el contenido. En el caso de Premios Tu Mundo, que tiene una excelente maquinaria de relaciones públicas detrás, todo estaba perfectamente orquestado para que los involucrados pasáramos un buen rato, para que nos quedara clarísimo que el hashtag a usar era #PremiosTuMundo y para que en un ambiente relajado y de fiesta charláramos y nos tomáramos fotos con los protagonistas del evento. El resultado: fotos divertidas, bien cuidadas y alegres porque nadie quiere salir mal en su propia foto, y sí, una cobertura impecable de hasta el último detalle.
  3. La relación artista-bloguero es mucho más humana. Otro detalle que me llamó la atención es que los artistas estando con blogueros y no con la prensa se sienten mucho más cómodos que en un ambiente de “entrevista”, en el que las preguntas suelen ser muchas veces más agresivas e indagatorias. Y es que como la base del éxito de los blogueros son las redes sociales, éstos suelen ser mucho más simpáticos, encantadores y relajados. Después de todo por algo tienen la audiencia que tienen y han sabido conectar con un público en el ciberespacio.
  4. Agradecimiento vs. “Te estamos haciendo el favor”: Habiendo trabajado en grandes medios como periodista la actitud solía ser de “te estamos haciendo el favor de cubrirte, y si a mí me interesa tu evento y no me invitas, como quiera me las voy a arreglar para estar ahí”, en cambio los blogueros que normalmente no reciben dinero en efectivo de ningún lado por estar ahí, que no tienen detrás de ellos los recursos que tienen —o que tenían— los grandes medios, simplemente se sienten agradecidos por haber sido invitados, reciben la cortesía sin ningún sentimiento de culpa, pues no piensan hablar mal del anfitrión, y demuestran su cariño con tuits y posts en sus blogs y redes sociales.
  5. No, los blogueros no pretenden ser periodistas: En mi experiencia, conociendo a las blogueras hispanas (sí, todas suelen ser mujeres) que cubren temas de moda, belleza, estilo de vida y espectáculos, he visto cómo los motivos para tener un blog que se ha vuelto exitoso son distintos. Muchas son empresarias del diseño que aparte de sus blogs desarrollan sus propias líneas de productos, otras son talento de televisión que ya tenían una imagen y una base de seguidores y que usan su blog para seguirse creando una audiencia, otras se han establecido como personalidades influyentes en los medios sociales con cientos de miles de seguidores. Las habilidades que tienen las que hacen ellas mismas su blog (hay quienes contratan a gente para que se los haga) van desde ser bastante entendidas para utilizar hábilmente una plataforma CMS, crear el diseño y la imagen de su blog, tomar buenas fotografías, saber cómo vender su imagen, escribir bien, saber establecer buenas relaciones con la gente de Relaciones Públicas de distintas marcas para que las inviten a eventos, así como con la gente de mercadotecnia para lograr colaboraciones o anuncios que les generen ganancias en efectivo, y lo más importante: saben conectarse con la gente y crear una audiencia, cosa que los periodistas jamás aprendimos.
  6. Son tratados como celebridades: Los periodistas, sobre todo los de medios impresos, tienen prohibidísimo pararse bajo el reflector y brillar. Los bloggers, ¡al contrario! Entre más brillen, más sean reconocidos, más se hagan de un nombre y fortalezcan su propio branding, más beneficios obtienen. Esto no es ningún secreto. Y no, no tienen ningún editor detrás que les diga qué pueden y qué no pueden hacer. En este caso, Telemundo organizó todo un lounge en donde se sirvieron bebidas, se pusieron maquillistas a disposición de las bloggers para que las arreglaran, peinaran y las dejaran hermosas para todas las fotos que iban a publicar en sus redes sociales, cosa que jamás hubiera sucedido con un periodista para medios impresos. O al menos no, de esa manera tan abierta, pues tampoco es ningún secreto que muchos periodistas aceptaban discretamente ese tipo de tratos a cambio de “buena prensa”.
  7. Muchos tienen mucho más alcance que muchos medios formales: La ecuatoriana Doménica Mena tiene casi medio millón de seguidores en su cuenta de Twitter, o la venezolana Daniela Ramírez, de Nany’s Klozet, quien tiene cientos de miles de seguidores en todas sus redes sociales y con sólo un post logra en minutos miles de likes, son sólo un ejemplo. Le pregunté a Daniela cómo había logrado hacerse de tantos seguidores y me dijo, sencilla y accesible como es ella: “No sé, ha sido muy orgánico. No podría decirte qué es lo que he hecho”. Lo cierto es que Daniela no sólo es una bella persona y lo refleja en su blog, el cual produce todo ella, sino que ha estado trabajando arduamente en él desde hace 4 años. Su esfuerzo se ha visto recompensado, pues si antes le cerraban puertas, hoy la vuelan con todos los gastos pagados a la New York Fashion Week. Un privilegio que muchos periodistas de moda desearían tener y, más aún, sin tener que pedirle permiso a ningún editor.

Si quieres leer mi post con mi experiencia como bloguera VIP, oprime aquí.

¿Quieres abrir un blog y no te animas?

Página de inicio de Mami Glammy
Así luce la página principal de mi blog Mami Glammy, que me ha dado varias lecciones importantes de la nueva era digital. Una de ellas es que la gente prefiere ver rostros en la web.

Cuando se celebró la toma de poder del Presidente Obama, el 20 de enero del 2009, el periódico para el cual trabajaba me envió a cubrir una gala que varias celebridades latinas ofrecieron al flamante Mandatario en la estación de trenes Union Station de Washington.

Aquello era un verdadero caos. Yo iba con mi laptop y se suponía que tenía que enviar la nota casi en tiempo real para que llegara antes del cierre, sin embargo, la batería no le duraba mucho y había que conectarla a una fuente de electricidad. En medio del desorden y casi sobre lo que era la alfombra roja por donde desfilarían Shakira, Marc Anthony, Jennifer Lopez, Paulina Rubio y Alejandro Sanz, entre otros, pude observar que había un enchufe.

Le pregunté a una de las personas de la producción que aún estaba conectando luces y moviendo cables muy timidamente si podía conectarme ahí y me dijo “Is someone stopping you?”. Así es que, como en efecto, nadie me detuvo, monté mi propia sala de prensa detrás de una planta que adornaba la alfombra roja.

Y, bueno, quizás ésta sea una anécdota boba, pero fue algo que cambió la manera en cómo hago las cosas y hoy, cada vez que quiero hacer algo me pregunto (sí, así en inglés) “Is someone stopping you?”.

Fue así como nació mi blog de Mami Glammy, porque tenía ganas de escribir de mil cosas que en ese momento los medios con los que tenía contacto jamás me publicarían. Así es que como nadie me detuvo, Mami Glammy abrió por primera vez sus ojos en un mundo digital.

Hoy quiero compartirte las razones que a mí me parecen relevantes para que cualquiera que tenga la inquietud, tenga un diploma de comunicación o no, se anime a abrir su propio blog.

  1. Porque no hay que pedirle permiso a nadie: Sí, ésta ha sido la razón más importante para mí. Porque a lo largo de estos dos años he tenido la necesidad de escribir y publicar algo, y no he tenido que ni pedir permiso ni contar con la validación de nadie que me diga que mi texto es digno de publicarse.
  2. Por la oportunidad de aprender: Mami Glammy empezó a fluir cuando dejé de tomarme demasiado en serio y se convirtió en un proceso de aprendizaje. Desde el idear, organizar y armar de cero un blog en WordPress, hasta ir evolucionando en la manera en cómo cuento las historias que ahí aparecen utilizando distintas herramientas digitales e ir viendo la reacción de la gente que lo sigue. Todo, absolutamente todo, ha sido un proceso de aprendizaje realmente enriquecedor.
  3. Para crearse una identidad digital: Sí, Mami Glammy nació de una necesidad de escribir notas “light” cuando recién me convertí en mamá y trabajaba en una importante cadena de televisión con temas que tenían que ver con crímenes, asesinatos, violencia intrafamiliar y demás cosas. Este blog me dio el espacio primero para dedicarme a hacer cosas “bonitas” y después para meterme a temas de más profunidad cuando cambié de trabajo y me convertí en editora de moda. En resumen, Mami Glammy es el reflejo digital de lo que quiero mostrar al mundo y es la historia de cómo he vivido el proceso de ser mamá y profesionista al mismo tiempo.
  4. Porque es salir de la zona de confort: Ésta es la otra cara de la moneda de lo que menciono en el #1. Para bien o para mal, muchas veces resulta más sencillo cuando tenemos un editor y un medio que nos respalda, y nos dice que nuestro contenido es digno de publicarse. Cuando se hace un blog no tenemos a nadie que nos valide y estamos solos en el enorme universo del ciberespacio. Así es que hay que estar preparados para obtener tanto buena como mala retroalimentación, y tener nuestra mejor sonrisa a la mano para agradecer el al menos no haber sido ignorados.
  5. Porque es aprender el nuevo lenguaje digital: Para quienes hemos trabajado en los medios tradicionales, el tener un blog es enfrentarnos a muchas de las cosas que antes se suponía que no debíamos hacer. El lenguaje en la era digital es otro, y el tener un blog es una excelente manera para aprenderlo.
  6. Porque abre puertas: A muchos de mi generación nos aterra el compartir demasiado en el ciberespacio, sea en medios sociales o un blog, sin embargo el quedarnos al margen de esta maravillosa oportunidad es perdernos de mucho. El tener mi blog me ha permitido conectar con gente muy valiosa que de alguna manera u otra ha llegado a mi vida digital gracias a lo que comparto en él, o que haya sido considerada por importantes empresas para trabajar en ellas. El saldo definitivamente ha sido positivo.
  7. Porque es un ejercicio de autodisciplina: Sí, aunque no escribo todos los días, a veces ni siquiera una vez por semana, el mantener vivo a esta especie de tamagotchi ha sido un ejercicio de disciplina y compromiso que ha resultado sumamente gratificante.

Y bueno, aquí poco a poco te iremos dando las herramientas necesarias para abrir ya sea un blog personal, del pequeño negocio que estás emprendiendo o sobre esa pasión sobre la cual quieres escribir.

¿Tienes alguna duda en específico? Házmela saber aquí en los comentarios o conéctate conmigo en mis redes sociales @anacrisen

 

 

 

Enhanced by Zemanta